La Reforma Energética: Una Realidad

  • Date : 08/08/2014
La Reforma Energética: Una Realidad

Con las aprobaciones finales del Congreso, México y el Presidente Enrique Peña Nieto pueden empezar a celebrar la adopción de las leyes secundarias que formalizan las enmiendas constitucionales del año pasado que abrieron el sector energético a la inversión privada.

Con el confeti aún por tocar el piso, ahora el foco de atención forzosamente se dirige hacia el crucial periodo de implementación cuando la arquitectura institucional y de mercado deberá ir de los planos hacia el arduo trabajo de la construcción.

La reforma constitucional de diciembre de 2013 terminó con el monopolio de la compañía energética estatal, Pemex, e introdujo la inversión privada a cada segmento del sector de hidrocarbonos de México. También dio autoridad regulatoria a un nuevo grupo de entidades autónomas y fundadas de forma independiente para supervisar la concesión, la seguridad y la protección del medio ambiente. Adicionalmente, la reforma exigió que Pemex sea transformada en una “empresa estatal productiva” y fundó el Fondo Mexicano del Petróleo, bajo la supervisión del Banco de México, para la gestión de pago de contratos e ingresos de petróleo.

Existen dudas sobre cómo funcionará el nuevo modelo energético de México cuando éste sea implementado; pero esto parece ser normal de acuerdo a aperturas del sector energético que se han dado en otras partes del mundo y sobre todo cuando se trata de este tipo de reforma tan importante. Y, como otros lo han mencionado, México obtiene un bono en su revisión en la forma de “lecciones aprendidas” y “mejores prácticas”.

Las leyes secundarias habilitan las reformas constitucionales y sirven de base sobre la cual se tomarán las decisiones de negocio e inversión. El recientemente aprobado paquete de leyes incluye 21 cambios legislativos que detallan el régimen fiscal, tales como los términos del contrato para una participación del sector privado y las responsabilidades de las entidades regulatorias y las nuevas medidas de transparencia y anti-corrupción que regularán al sector.

Aunque las leyes, que finalmente se aprobaron después de varias sesiones maratónicas, no borran o eliminan del todo las dudas, la reacciones han sido muy favorables. Los analistas de temas de energía han calificado a la legislación como “bastante pro-mercado” y las preocupaciones expresadas desde el inicio del proceso—por ejemplo, si empresas privadas podrían anotarse las reservas petroleras o las esperadas vías de ingresos para una cobertura financiera—parecen haber sido abordadas satisfactoriamente.

De hecho, los observadores han sido unánimes en elogiar al gobierno por la cuidadosa preparación y compromiso al cumplir con las mejores prácticas internacionales. También han notado la fuerte actitud de ser competitivos y la postura de los oficiales del gobierno, así como un verdadero compromiso hacía la comunidad inversionista.

Un aspecto de las leyes secundarias que es de particular interés a nivel internacional es la provisión relacionada a los requisitos de contenido nacional. La ley especifica un mínimo de 25 por ciento de contenido nacional para las compañías nuevas en el 2015, lo que se incrementará a un 35 por ciento hacia el 2025. Los analistas mencionan que los requisitos son muy competitivos en comparación con los especificados por otros países y han comentado que “no deberían ser un problema”.

En Estados Unidos, y en particular los Tejanos, reconocen lo que se necesita para construir un sector energético dinámico y saben que se requiere de mucho más que una ley. La arquitectura del sector y la infraestructura que le permite funcionar son fundamentales, y hasta ahora, México lo ha hecho muy bien al cumplir las expectativas en esas áreas. Pero cada etapa de la transición es importante y, aunque el próximo periodo implica un rol central para Pemex como principal operador interno y potencial socio transitorio, algunos expresan su preocupación.

El acabar con estas dudas es un reto para la compañía, que no es conocida por su sagacidad o eficiencia y que debe terminar con la percepción de corrupción, demostrar su compromiso de transparencia, y rápidamente guiarse por la nueva realidad.

La apertura energética ha sido llamada “la segunda revolución de México”. Aunque a algunos les parece una exageración, pocos discuten si la reforma realmente transformará al país. Dada la inmensa riqueza de recursos potenciales y existentes de México y sus otros atributos favorables (una democracia estable, fundamentos macroeconómicos sólidos, integración económica mundial, su proximidad a Estados Unidos, por nombrar algunos), la reforma energética debería atraer el interés internacional propio de la oportunidad única e inusual que presenta. Para aquellos en Texas involucrados en el floreciente sector energético, la extensión del renacimiento energético de América del Norte es un parteaguas hacia una nueva era.

###

Antonio Garza fue Embajador de Estados Unidos en México. Es Consultor en White & Case / Ciudad de México y Presidente de Vianovo Ventures. Se encuentra en línea en www.tonygarza.com y en Twitter, @aogarza.


Noticias

  • Reforma Energética: Un Paso Crítico Hacia Adelante
    Con la fuga de El Chapo de una prisión de máxima seguridad y una decepcionante primera ronda de licitaciones de la reforma energética, el verano en México estuvo lejos de ser idílico.
  • Un Pequeño Alivio
    Después de varios meses complicados, México finalmente tiene buenas noticias. La semana pasada tuvo lugar la segunda fase de la Ronda 1 de licitaciones de la reforma energética, y a diferencia de la primera etapa, esta subasta fue considerada un éxito. El gobierno otorgó tres de cinco campos de aguas someras en un proceso transparente […]
  • Se Busca: Pasos Firmes y Estado de Derecho
    A menos de dos meses de que el PRI consiguió una ligera “victoria” en las elecciones intermedias federales de México, la administración del presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha recibido dos golpes duros. El primero fue la humillante fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, cabeza del infame Cartel de Sinaloa, y poco después fue […]